LESIONES DEL CORREDOR

LESIONES DEL CORREDOR.

corredores

 El running es el deporte más practicado del mundo.

En los últimos años, además, estamos asistiendo a un boom en lo que a carreras de ultradistancia se refiere; triatlon, ultratrail, raids… Carreras que suponen un esfuerzo excesivo para nuestro sistema cardiovascular, pero también para las partes blandas (músculos, tendones, ligamentos, cartílago) que amortiguan impactos repetidos, y que llevan a un sobreuso y desgaste de los distintos tejidos.

Las lesiones que aparecen con más frecuencia en el corredor de larga distancia son:

  • Sindrome de la cintilla iliotibial. Durante la carrera, con la flexión y extensión repetidos de la rodilla, existe un rozamiento continuado de la banda iliotibial con el cóndilo femoral externo, lo que provoca inflamación y dolor. Se debe originariamente a la sobrecarga del piramidal y glúteo mayor, acompañado de tensión excesiva en el tensor de la fascia lata.
  • Fascitis plantar. La fascia plantar se inserta en el calcáneo y se despliega hacia los dedos, donde se ancla. Amortigua el impacto de la carrera y estabiliza el talón durante la marcha. A veces se complica con la aparición de un espolón
  • Roturas musculares. Se debe a la rotura parcial o total de fibras musculares. Se debe a contracciones muy violentas del músculo, a sobrecargas, fatiga muscular o un mal calentamiento.
  • Esguinces. Se trata de la distensión o rotura, parcial o tal, de uno o varios ligamentos de una articulación. Los mas frecuentes son el de tobillo y el de rodilla, y normalmente son debidos a una torcedura o a un mal movimiento.
  • Tendinitis rotuliana. Es la inflamación del tendón rotuliano, que soporta cargas excesivas. Puede deberse a varias causas, desde correr en superficies duras o tener las zapatillas en mal estado, con poca amortiguación, a subir muchos desniveles o sobrecargarse  por mala adaptación a las cargas de entrenamiento.
  • Condromalacia rotuliana. Es la degeneración del cartilago rotuliano debido a malposicionamiento de la rótula. Normalmente ocurre por descompensación de la musculatura cuadricipital, con un vasto interno poco desarrollado.
  • Sobrecarga del piramidal. Se debe a una excesiva tensión y acortamiento del músculo piramidal, normalmente debido a mala higiene postural y a cargas de entrenamiento de carrera demasiado altas.
  • Periostitis tibial anterior. Es la inflamación de la membrana que recubre la tibia, el periostio. Provoca dolor en la cara interna de la tibia, en su tercio inferior. Los deportistas hiperpronadores son propensos a esta lesión, que también se puede deber a superfocies duras para la carrera o un mal calzado.
  • Acortamiento de psoas. El psoas es uno de los musculos mas potentes del cuerpo y el principal estabilizador. De hecho, siempre está en tensión ya que es  el responsable de mantenernos en posición erguida y de elevar la pierna al caminar y correr.  Su acortamiento provoca descompensación de la pelvis, con dolor en el recorrido del psoas o en la región lumbar, donde se ancla lateralmente en las vértebras.

Una buena recogida de datos respecto al mecanismo lesional y una exploración física exhaustiva, con pruebas de movilidad  articular, de balance muscular y de equilibrio y coordinación establecen un buen diagnóstico; no obstante, la ecografia musculoesquelética nos da una imagen clara sobre lo que ocurre en las  partes blandas, pudiendo medir la extensión de una rotura, total o parcial, o viendo el engrosamiento del tejido en fenomenos inflamatorios, o la presencia de líquido en bursas y zonas peritendinosas. Si la lesión es intraarticular la resonancia magnética puede corroborar la sospecha clínica, pero me quedo con la ecografia, ya que puedo hacerla yo mismo en consulta sin derivar a un centro radiológico, y veo el resultado in situ.

El reposo debe ser el mínimo necesario, para que no perdamos masa muscular. Se pueden aplicar técnicas de kinesiotaping o vendaje neuromuscular para complementar las sesiones de fisioterapia, para favorecer el drenaje linfático o para  generar un aumento de espacio en zonas lesionadas cuando esté indicado.

kinesiotape

Un buen fisioterapeuta/osteópata deportivo es vital para un lesionado,si quiere acortar tiempos de recuperación o para prevenir secuelas de la lesión. La E.P.I., la punción seca, la diatermia y muchas otras técnicas han supuesto un gran avance en el tratamiento de las lesiones deportivas.

Determinadas lesiones articulares, tendinosas y musculares pueden beneficiarse de la TERAPIA REGENERATIVA con plasma rico en factores de crecimiento, o bien de las infiltraciones con ACIDO HIALURÓNICO cuando el problema es intraarticular. La MEDICINA BIORREGULADORA  puede estar indicada en determinados procesos, con aplicación intramuscular, intrarticular o intradérmica por mesoterapia.

El tratamiento, por tanto, debe ser integral, protocolizando las técnicas de tratamiento conjuntamente médico deportivo/fisioterapeuta, e incluyendo ejercicios funcionales de readaptación a la práctica deportiva, con trabajo de fuerza específico; la sobrecarga excéntrica es uno de los métodos de rehhhabilitación más completos para el deportista.

Fuentes: Nomaslesiones,  Sportlife.

 

Deja un comentario